EL ESCUDO DE 

TORRIJO DEL CAMPO

 

Desde el 10 de Junio de 1997 nuestro pueblo puede disfrutar de un escudo propio acompañado de bandera, para encabezar cualquier documento o anuncio que haga referencia a nuestro pueblo Torrijo del Campo.

Decreto de Aprobación de escudo y Bandera municipal:  

  DECRETO 100/1997, de 10 de junio, del Gobierno de Aragón, por el que se autoriza al Ayuntamiento de Torrijo del Campo, de la provincia de Teruel, para adoptar su escudo heráldico y bandera municipal.

  El Ayuntamiento de Torrijo del Campo, de la provincia de Teruel, inició expediente para la adopción de su escudo y bandera municipal conforme al artículo 22.2.b) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local, artículos 186, 187 y 188 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales y Decreto 1/1992, de 21 de enero, de la Diputación General de Aragón, por el que se regula el procedimiento de rehabilitación, modificación o adopción de escudos, banderas y otros símbolos de los municipios y demás entidades locales de la Comunidad Autónoma de Aragón.

  El trámite procedimental se sustanció con arreglo a las citadas normas, figurando el informe del Consejo Asesor de Heráldica y Simbología de Aragón.

  En su virtud, a propuesta del Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, y previa deliberación del Consejo de Gobierno de la Diputación General de Aragón en su reunión del día 10 de junio de 1997,
DISPONGO:

  Artículo único.--Se autoriza al Ayuntamiento de Torrijo del Campo, de la provincia de Teruel, para adoptar su escudo y bandera municipal, que quedarán organizados de la forma siguiente:

Escudo: Cuadrilongo de base circular, que trae, de sinople, una torre de oro, mazonada de sable y aclarada de azur; vestido de plata, cargado en lo alto de dos escudetes con el Señal Real de Aragón y en lo bajo con otros dos, de azur pleno. Al timbre, Corona Real abierta

Bandera: De paño azul, de proporción 2/3, con un escusón del Señal Real de Aragón en cada uno de sus ángulos del batiente; al asta una franja horizontal de 1/3 del largo del paño con una torre amarilla, con la puerta y las ventanas verdes colocadas dentro de un rombo blanco.

  Zaragoza, 10 de junio de 1997.

  El Presidente del Gobierno de Aragón, SANTIAGO LANZUELA MARINA
El Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, MANUEL GIMENEZ ABAD

   Desde hace tiempo se ha sentido la falta de una señal de identificación gráfica para nuestra localidad. Ya se ha cumplido. Un completo estudio ha rematado el procedimiento administrativo iniciado por el Ayuntamiento. Damos a conocer el texto del estudio realizado bajo la dirección del profesor Guillermo Fatás.

He aquí un extracto del informe del estudio realizado:

- La localidad de Torrijo del Campo, se denomino originalmente Torrijos, según se documenta hasta mediados del siglo XVII, pero el nombre paso a usarse en singular, Torrijo, en el siglo XVIII y adquirió el apéndice especifico del Campo a partir de la constitución de su Ayuntamiento en 1834.

Como indica su propio topónimo, derivado del latín turriculus “torrecilla”, el origen de la localidad se liga a un o varios puestos de vigilancia, propios de una zona fronteriza como fue la del valle del Jiloca, tanto en el avance contra los musulmanes, como en los conflictos con Castilla, por mas que no queden restos de las defensas que le dieron nombre.

Torrijo del Campo ha sido siempre lugar de realengo, (No ha dependido de Señor o Duque u Orden Militar), por ser aldea primero, y después lugar (desde 1785) de la Comunidad de Daroca, dentro de la sesma del río Jiloca. En virtud de la evolución administrativa del Reino de Aragón, dicha localidad ha pertenecido a la Sobrecullida de Daroca (finales del siglo XV), a la Vereda de Daroca (siglo XVII) y al Corregimiento de Daroca desde 1711 hasta la creación del sistema provincial de 1833, que supuso la creación de su propio Ayuntamiento en 1834. Este, a su vez, ha pertenecido desde su inicio al partido judicial de Calamocha.

Eclesiásticamente, se documenta su vinculación al Arciprestazgo de Daroca, Diócesis de Zaragoza, desde 1279, año en que se hace referencia a Torrijo del Campo en las Rationes decimarum Hispaniae. Esta vinculación al obispado zaragozano se manifiesta en la presencia, entre los testigos de un documento del obispo don Jimeno , de 1307, del “Magistro Raimundo Laurencio, rectore ecclesie de Torrigiis”. Posteriormente paso a depender de la diócesis de Teruel.  

En lo relativo a sus habitantes, se advierte una evolución ondulante, aunque no muy marcada. En el censo de 1414 devengaba 28 maravedis. Comparando los fogajes o censos fiscales de 1488 y 1495 se advierte un leve aumento de los habitantes, de 14 a 19 fuegos (u hogares). La población, descendió un poco a principios del siglo XVI, pues en el fogaje de 1510 contaba sólo con doce fuegos, cifra que se repite en el 1543, para ascender a 19 en el 1609. El siglo XVII supone un fuerte aumento de la población, pues en el fogaje de 1646 contaba con 54 fuegos. La tendencia creciente se mantiene a principios del siglo XVIII, con los 70 vecinos (es decir, núcleos familiares) del censo de 1713, iniciándose después una curva descendente, al reducirse los vecinos a 37 en el censo de 1717, que llegan a 40 en los censos de 1722 y 1787. Sin embargo, la población se recupera al final de la centuria, hasta llegar a los 131 vecinos de 1797. Durante el siglo XIX continuó con un crecimiento estable y llegó a contar con 648 almas hacia 1840, que llegan a 917 habitantes en el censo de 1857 y a 1325 en 1900. Esta tendencia persiste a comienzos del siglo XX, como indica la subida desde los 1379 habitantes del censo de 1910 a los 1443 del de 1920. Posteriormente se inició una lenta disminución que se traduce en los 1389 habitantes de 1950, tendencia que se acelera posteriormente, reduciéndose los habitantes a 869 en el censo de 1970 y a 765 en 1978.

En lo referente a sus símbolos, la única emblemática antigua relacionada con el lugar es la propia de su condición realenga. El Ayuntamiento, desde su creación en 1834, ha venido empleando en sus sellos los diversos escudos oficiales del Estado Español. Teniendo, pues, presente la investigación realizada y al faltar constancia de que existieran símbolos heráldicos ovexilológicos particulares de Torrijo del Campo, resulta oportuno proceder a la creación de los mismos, fundándose en los elementos característicos de la localidad  susceptibles de su acomodación a unas armerías.

A partir de su topónimo, resulta adecuado acudir a una figura parlante, y en concreto, una torre de oro, que irá en campo de sinople, en alusión a la segunda parte del topónimo. Dicho esmalte permite además representar su tradicional dedicación agrícola, plasmada en el patronazgo de San Isidro Labrador, cuyas fiestas se celebran el 15 de mayo. Por las razones arriba expuestas, conviene que se incluya también el Señal Real de Aragón (cuatro palos de gules en campo de oro), lo que se hará en dos escusones situados en sendos cantones del jefe. Además, parece oportuno completar los elementos simbólicos con una referencia, mediante dos escusones de azur, al río Jiloca, que riega el municipio. Por último, se propone la acomodación de tales escusones en un vestido de plata, metal elegido por razones de diseño heráldico, dado que el campo es de sinople y que el oro ya está representado en la torre y en el Señal Real. Por otro lado, dicha selección permite añadir al escudo los valores de pureza, templanza, verdad, integridad y franqueza, que los antiguos tratadistas adjudicaban a este esmalte. Como timbre resulta adecuado el empleo de la corona abierta, por su antigua condición de realengo, ya aludida. En cuanto a la Bandera se diseña de acuerdo con los esmaltes y figuras empleados en el Escudo.